TRENZANDO

Balance II

Han pasado 365 días desde que aquí me despedí del 2012. 365 días en los que Habemus Papa Francisco, la segunda legislatura de Obama o la expulsión de Berlusconi del Senado italiano.

También en el 2013 Bárcenas ingresó en Soto del Real. Se superaron los 6 millones de parados. Se terminó el rescate a la banca. El juez Castro imputó a la infanta Cristina y la jueza Alaya investigó los ERE falsos. Hemos conocido la decepcionante sentencia del caso Prestige. Estrasburgo tumbó la doctrina Parot. Se aprobó la séptima reforma educativa de la democracia y la heperdidolacuenta subida de impuestos. Mas imaginó un estado no independiente. Hemos aprendido el significado de la palabra escrache y a escribir deshaucios.

En el 2013 hemos rezado por las víctimas del maratón Boston, del naufragio de Lampedusa, del tifón Yolanda o de la guerra de Siria. Ha sido, como dice Luis Teira @luisteira, un año especialmente trágico para Galicia. El accidente de tren, el día del Apóstol, y el incendio de Muxía, el día de Navidad. Anims.

El 2013 ha sido un año de despedidas: Margaret Thatcher, Hugo Chávez, Nelson Mandela, Sara Montiel, Alfredo Landa, Bigas Luna, Elías Querejeta, Amparo Rivelles, José Sancho, Mariví Bilbao, Amparo Soler, James Gandilfini, Joan Fontaine, Peter O’Toole, Constantino Romero, Manolo Escobar, Paul Walker, Bebo Valdés, Lou Reed, Álvaro Bultó, María de Villota, Álvaro Mutis, Doris Lessing, Fernando Argenta, Concha García Campoy, José Luis Sampedro… Y yo sigo sin saber decir adiós. Creo que nunca sabré bien.

Pero también ha sido un año de éxitos: Nadal, la selección de Balonmano, Mireia Belmonte, el triplete de Moto GP, El Celler de Can Roca, Diverxo… Y de récords como los 732.339 visitantes que ha tenido “El Universo Dalí” en el Reina Sofía, los 106 millones de euros alcanzados por un tríptico de Bacon en una subasta de la casa Christie’s o el Guinness concedido a Julio Iglesias por ser el artista latino más vendido (no por la famosa cadena whatsapp y lo sabes).

El 2013 ha sido el año en el que Michelle Obama daba el Óscar a Argo desde la Casa Blanca. El año de Blancanieves. El año en que Caballero Bonald defendió la libertad que nace de los actos de leer y escribir en la entrega del premio Cervantes. Los 50 años del “I have a dream”. El año de Malala. El año del tapón en el séptimo encierro de San Fermines. El primer año en el que la tauromaquia es oficialmente Patrimonio Cultural.

Otro año más la Liga ha sido azulgrana pero yo me he sentido más madridista que nunca gracias a Mou.

En el 2013 he dejado de fumar y, por ende, ha sido el primer año en el que he cumplido un propósito de año nuevo, si es que lo hice. He repetido más veces “cuánta razón tenía mi madre” que “Ola Ke ase”. Me han regañado por andar descalza y he llegado tarde. “Old habits, die hard”. He conocido a personas y desconocido a otras. He escrito este blog. He pasado de los grupos de whatsapp y de los hashtag. He querido que Breaking Bad no terminase nunca. He visto a Morante en Las Ventas. He llorado con mis amigas en los malos momentos y lo he pasado de cojones en los buenos. Mi hermana ha firmado su primer contrato de trabajo ¡Y ha nacido Nicolás!

En el 2013 me han salido mis primeras arrugas de tanto reírme. Me he enamorado de Cortázar. He bailado Blurred Lines mejor que Miley Cyrus. He redescubierto Asturias. Me he quedado dormida en la playa de El Saler después de beberme una botella entera de Recaredo. He pasado 21 días nadando hasta la boya. Me he tumbado con mi mochila de peregrina en la plaza del Obradoiro para observar la catedral de Santiago. He cenado en La Cabra o comido en Triciclo. He flipado con la Selva de Irati. He tomado copazos en el Albaicín. He conseguido la mejor receta de Tarta de Zanahoria. Robinfood es un grande. He ido de pintxos por San Sebastián. He pasado diciembre en la playa. He vivido momentos que nunca olvidaré y he intentado olvidar otros.

Un año en el que no estaba buscando, no buscaba a nadie; pero una sonrisa lo cambió todo. Una sonrisa, una mirada y estaba perdida. Todavía lo estoy.

Un año para dar gracias a la vida. Pero al que le han faltado días para viajar, leer, enamorarme y dormir. Soy algo ambiciosa. Por eso, bienvenido seas 2014.

4 comentarios el “Balance II

  1. Martin
    4 enero, 2014

    Tienes la obligación moral de escribir. No por ti; por el resto. 8 meses son muchos meses.

  2. JimmMMorrison
    7 enero, 2014

    El año en el que se jodió lo de Eurovegas pero en el que se cumplieron los deseos navideños. Marta come back.

  3. Martín
    23 octubre, 2014

    vuelve!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 enero, 2014 por en Sin categoría y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: