TRENZANDO

Escribir y amar porque sí

Los días tienen 24 horas y hay que aprovecharlas. Leo con subrayador y, si hablo con alguien, pregunto y apunto. Me gusta tener un bolígrafo siempre cerca. A ser posible, un Pilot; aunque acabe con manchas de tinta en las manos, en la ropa y en el interior de los bolsos. Con él, garabateo ideas sueltas, bosquejos o citas en el primer trozo de papel que encuentro. Es un impulso inconsciente del que son víctimas las servilletas, la parte de atrás de los mantelillos del Vips o los cuadernos que compro cada vez que piso una papelería; y cuya última consecuencia es este blog. Sin embargo, reconozco que el papel me proporciona una libertad, para entremezclar palabras, símbolos e imágenes, de la que carece esta encorsetada plantilla de WordPress. Y dicen que para escribir hay que ser libre; pero ningún ser humano lo es.

Todos tenemos carencias y limitaciones, dependemos de la naturaleza y de las otras personas. Es una verdad muy simple. Ante la que, se ha extendido la falsa opinión de que necesitar es de débiles y depender, una condena a morir. Todo lo contrario. La necesidad es la fuente de la vida. Dinamismo y creación. El hambre nos obliga a buscar los medios para satisfacerlo. ¿Quién trabajaría la tierra si no necesitará alimentos? ¿Quién se encerraría en un cuarto, abriría el procesador de texto y traduciría su mundo a palabras comprensibles si pudiese hacer otra cosa? ¿Quién se enamoraría si se sintiese completamente satisfecho? 

Uno de los mejores poemas de Miguel D’Ors es ¿Y por qué te hago falta?, dedicado a su hija LauraYo, una vez, le hice esta misma pregunta a un novio mío y la respuesta fue “Porque sí. Aunque no te lo creas, duermo mejor. Estoy más tranquilo”. Era verdad. Todas las mañanas tenía que despertarle. A veces, pasadas las doce, a gritos. Y repetíamos siempre la misma conversación:

– ¿Por qué no me has despertado antes, cuando tú te has levantado?

– Me da pena. Mientras duermes, pareces un niño.

– Pues, entonces, no te enfades y ven conmigo. Te hago un hueco a mi lado.

Nos necesitábamos. Nos deseábamos. Como leí en el blog QuéMásQuisieras: “¿Necesitar o querer? ¿Cuál es la diferencia? ¿Dónde está el límite? Y ¿quién lo pone? ¿Tú o yo? ¡Qué importa ya!”

19 comentarios el “Escribir y amar porque sí

  1. Nacho Escobar
    19 marzo, 2013

    Perdón por la pedantería, pero todo el mundo es siervo de algo o de alguien, y el que no lo crea así, entonces de lo que es siervo es de una ilusión. Se trata pues de hacer fundamentalmente una cosa: elegir al amo más generoso de todos, aquél que deja hacer y elegir. Y en eso estamos todos (supongo…)

    Pero, en última instancia, nadie escribe porque sí. Es como cuando mis alumnos me dicen: “Profe, yo soy así”. Pues muy bien, estupendo. Pero, a quien le ‘te ha tocado’ saber escribir, debe saber aprovechar o no ese ‘regalo’. Lo primero de todo, debe aceptarlo y esto ya es en sí una elección, la única verdadera.
    Digamos entonces que en eso consiste la libertad, en montar el caballo y no en intentar hacerle la ortodoncia.

    • Trenzando
      19 marzo, 2013

      (Estamos)

      Con el “porque sí” quiero decir que no tengo opción. ¡Es un “regalo” muy autoritario! ¡Una necesidad! E inútil porque no sirve ni para llenar el estómago de los lectores, ni el mío propio. Ya podría haberme tocado un piso🙂

      • Nacho Escobar
        19 marzo, 2013

        Siempre hay una opción, que es la de rechazar el regalo, entre otras cosas por inútil. El mundo está lleno de gente así, gente muy respetable. Con esto no quiero decir que lo que uno decida sea absolutamente indiferente. En realidad uno debe elegir lo correcto, es decir, lo que le ha tocado. Si todo diera igual, la libertad carecería de sentido. Puedes considerar esto como un ejercicio de hipocresía autoritaria, lo cual te define precisamente como una persona absolutamente libre. Pero entonces habrás decidido dedicarte a la ortodoncia equina… Vaya, es una profesión muy bonita y respetable, no digo yo que no.
        Necesidad, necesidad de verdad es la de beber agua cuando hay auténtica sed, por eso nadie le hace remilgos al agua, y menos cuando anda perdido en el Sahara… ‘No, si yo lo que quiero es una Coca-Cola’. La mitad de los pintores que he conocido que decían que la pintura era una necesidad para ellos han dejado de pintar. La otra mitad pinta mal. Degás lo dijo, pero es que Degás podía decir lo que le apeteciera. Además, a él también le tocó un pisito.

        Oye, aunque no lo parezca me ha gustado mucho el artículo.

      • Trenzando
        19 marzo, 2013

        He decidido dedicarme al Derecho que es una profesión bastante menos bonita y respetable que la ortodoncia equina. O eso dicen el refranero: “Buen abogado, mal cristiano”. Escribir, de momento, es una afición necesaria. No sé que puesto ocupará en la pirámide de Maslow🙂 Y me alegro de que te haya gustado a pesar de no estar de acuerdo! Gracias por comentar!

      • Nacho Escobar
        20 marzo, 2013

        Trenzando, todo el artículo está muy bien, pero hay una parte especialmente lúcida, que es el final. Es cuando dices, o citas, que entre deseo y necesidad hay una línea muy fina. Muy bien, pues esta es la definición de libertad. En el caso de un pájaro volar, en el de un gusano arrastrarse y en el de un hombre elegir bien: elegir lo que necesita. Así que tienes toda la razón, pero lo interpretas (a mi modo de ver) mal con ese título que define en cierta manera tu actitud de una manera equívoca. Lo que tú consideras como una tiranía es el simple hecho de que a la hora de decidir sólo haya una manera de hacerlo, bien o mal, que el camino ya esté trazado. Sin embargo, esta sería la verdadera tiranía: condenarte a un mundo absolutamente irrelevante. Por eso no puedes escribir porque sí: ‘porque sí’ significa hacer una cosa cuando da igual no hacerla. Si la vida o la escritura fueran porque sí, serían irrelevantes. No parece ser ese tu caso. Aunque hay otro porque sí: “porque quiero. Porque digo ‘sí’. ” Y entonces eres libre.
        Podrías perfectamente dejar de escribir en tu procesador, lo que pasa es que eso muy probablemente te haría menos feliz, y por eso lo llamas una necesidad. Yo lo llamo un acierto.
        Para ti escribir es bueno, te hace bien… Lo siento pero parece ser que así es. ¿Y por qué es bueno?
        Ahora sí, Trenzando: es bueno porque SÍ.
        Es decir, que en última instancia la línea que separa la servidumbre de la libertad es igual de fina. Y no puede ser de otra manera pues se trata de la misma cosa, de considerar lo que es tu vida. Puedes nombrarla de una u otra forma: así como lo hagas, así se hará.
        Ahora bien, en este caso sí que importa quien decide, aquí ya sólo depende de tu querer. Tu vida sólo puedes nombrarla tú.
        Así que tú decides, porque estás condenada a ser libre. Es un regalo que te ha dado Dios o la naturaleza, esto sí que es irrelevante, pero en ambos casos se trata de un amo al que estás sometida a ser libre. Puedes decidir serlo o pensar que tu libertad tiene los incisivos demasiado pequeños. Tú misma…

    • Nacho Escobar
      20 marzo, 2013

      No, si lo peor es que estoy de acuerdo. De nada.

      • Antonio Rodilla
        20 marzo, 2013

        No sé de dónde has sacado a este tipo, Marta, pero siempre la lía.

    • Nacho Escobar
      20 marzo, 2013

      Que va, que va. Todo lo contrario…

      • Nacho Escobar
        20 marzo, 2013

        Vaya , me he equivocado en el orden de las respuestas. Ahora sí que la he liado.

      • Trenzando
        20 marzo, 2013

        Jajajaja. No te preocupes!

      • Antonio Rodilla
        20 marzo, 2013

        ¿Ves?

  2. loqueellosnosaben
    19 marzo, 2013

    Llevaba un tiempo esperando una nueva entrada tuya, me ha gustado mucho, sigue así!

    • Trenzando
      19 marzo, 2013

      Escribo por impulso pero también según mis ocupaciones. Gracias!

  3. Nacho Escobar
    24 marzo, 2013

    No hace ninguna falta decirlo, y mucho menos yo, pero si ya estaba bien el artículo antes, mucho mejor ahora. Todo queda claro.
    Por cierto, muy bien escrito (así debía de ser, forzosamente…)

    • Trenzando
      25 marzo, 2013

      Gracias Nacho! Tus comentarios me hicieron pensar!🙂

      • Nacho Escobar
        26 marzo, 2013

        Me alegro mucho y te lo agradezco. Esa es otra virtud muy rara (a mí por lo menos me costaría mucho tenerla). ¡Un saludo y sigue escribendo!

      • Trenzando
        27 marzo, 2013

        Menos trolas, Nacho!

      • Nacho Escobar
        28 marzo, 2013

        (je, je…)

  4. Jon M Altuna
    25 noviembre, 2013

    Volver a internet y encontrar a alguien que escribe así de bonito. Se agradece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 marzo, 2013 por en Relaciones, Sin categoría y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: