TRENZANDO

Somos los goles que hemos vivido

La Eurocopa 2008 me pilló en plenos exámenes. Nunca he sido una estudiante de asistir diariamente a clase, sino más bien la que fotocopiaba apuntes a última hora y conocía al profesor el día del examen. Por eso, cuando llegaba Junio, me encerraba, cual ratón de biblioteca, entre interminables murallas de libros con un número en en el lomo.

Coincidió también con que hacía unos meses que salía con un chico. Como teníamos poco tiempo, con ocasión del fútbol, nos reuníamos en cualquier bar y nos entregábamos totalmente al amor. Nuestras manos no se separaban, salvo para coger el vaso de cerveza; desviaba mis ojos hacia los suyos con más frecuencia que los dirigía al televisor de plasma. Intercambiábamos más “te quieros” que maldiciones al rival y había más besos que goles. De lo más empalagoso, lo sé.

Así vivimos, entre otros, el 4-1 ante Rusia, con el triplete de David Villa; pero el partido del 22 de Junio fue diferente. No sólo porque al día siguiente tuviera el examen de la asignatura más coñazo de toda la carrera, Derecho canónico; sino también porque nos enfrentábamos a la maldición perpetua de los cuartos y, encima, contra Italia que era el vigente campeón Mundial. Otra vez nos íbamos a quedar a las puertas de una gran competición. Shit.

Nos refugiamos, apuntes incluidos, en un irlandés céntrico de Madrid donde el ir y venir de camareras con jarras de cerveza no alteraba el silencio atento de los espectadores. La tensión era máxima. Incluso, nosotros estábamos nerviosos. Si le cogía de la mano, me pedía que no le desconcentrara. Si él me decía algo, yo murmuraba un “shhh”, poniendo la punta del dedo índice sobre mi boca. Pasamos 120 minutos agónicos esperando el gol que nos llevara a semifinales. Cuando fuimos conscientes de que el partido se iba a decidir por penaltis, nos temimos lo peor.

La suerte de la moneda decidió que España comenzara la tanda. Villa besó tres veces el balón antes de colocarlo cuidadosamente en el suelo. No pude mirar el lanzamiento. Cerré los ojos y escuché gritar a un manolo “Pierna derecha y gooooooooooool”. Luego, fue el turno de Casillas, que vestido de negro y oro, no pudo parar el balón de Gross. Sí detuvo los disparos de De Rosso y de Di Natale. ¡4-1! ¡Podíamos ganar!

Era nuestro momento, el gol de mi vida, las piernas de Cesc Fábregas soportando la presión de lanzar el  penalti de la victoria. Mejor dicho, su pierna derecha que arroja el adidas “europass” dentro de los palos. Salté, grité y tiré los apuntes por los aires. Botaba el bar, botaba la Plaza de Colón, botaba España en una euforia colectiva. Habíamos refutado la leyenda negra del fútbol español. Estábamos cambiando la historia y salimos a celebrarlo a las calles con nuestros cláxones, bufandas y banderas.


cesc

Y sí, aprobé “milagrosamente” el examen, comí perdices con ese chico y la selección ganó la Eurocopa. THE END

Esta entrada es una colaboración al blog “El ruido de Fondo” donde pueden leer muchos más goles (y mejores) que hemos vivido. Querría dar las gracias públicamente a Juanan Salmerón por dejarme participar. Háganme el favor de seguirle en Twitter @JuananSalmeron o en Facebook https://www.facebook.com/ElRuidoDelFondo

.

5 comentarios el “Somos los goles que hemos vivido

  1. Duque
    14 febrero, 2013

    Jajajajajaj… me he emocionado recordándolo!!! qué bien escrito, Marta! Me ha llegado a la patata, me ha transmitido y me ha metido totalmente… fantástico!! sigue así…😉 un beso gordo!

  2. Pati
    16 febrero, 2013

    Jajajaja Barcelona (aunque a algunos les duela recordarlo) también botó. Espectacular. Recuerdo esa Euro con muchísimo cariño. Mi último año en la Ciudad Condal, donde celebrar títulos de la selección siempre es más polémico pero a la vez más emocionante.
    Los siguientes los celebré en Madrid. Baño de masas.

    Un apunte, odio las parejas que no ven el fútbol como lo que es. ¿Qué es eso de arrumacos en medio de un partido? Hay que gritar, ponerse nervioso y sentir que en el campo, a pesar de no tener ni puñetera idea, tú lo harías mejor.

    Un besito Martita!

  3. Martín G.C.
    19 febrero, 2013

    Los pelos de gallina leyendo este post y recordando ese partido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 febrero, 2013 por en Relaciones, Sin categoría y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: