TRENZANDO

Esclavos modernos

Se llama Paloma y acaba de conseguir un trabajo.

Después de meses mandando currículo, participando en agotadores procesos de selección y haciendo entrevistas con socios, tiene una copia de un contrato de trabajo en la carpeta de cuero que lleva mientras baja en un ascensor de la Torre Picasso rodeada de ejecutivos en traje y corbata. Cruza la recepción, pasa el control de seguridad y sale sonriendo a la calle. Ya es una mileurista. 

Enciende el móvil. Los segundos que pasa la pantalla en negro con la famosa manzanita de Steve Jobs son más lentos que en la vida normal. Se parecen a los eternos minutos que pierde cada noche delante del microondas mientras calienta su cena. Cuenta hasta 50. “Venga, date prisa” dice en ese callado diálogo que, sin cesar, todos mantenemos. Por fin, introduce el código de desbloqueo. Después, el PIN. “Bien. Todo es correcto. Continuemos”.

En la barra superior, aparecen los iconos de Movistar 3G y una débil línea de cobertura suficiente para llamar a su madre. No le coge. Tampoco su padre, ni su mejor amiga, ni su novio. Intenta mandarle un WhatsAap a éste último.

la foto

¿Por qué no aparece el doble check? ¿Por qué se quitó la hora de última conexión? ¿Qué oculta?

Recibe un correo electrónico que se acumula a los otros 85 pendientes. Tiene que darse de baja de todas estas páginas webs que la acribillan a spam y ordenar su buzón, pero esta tarea le da más pereza que ordenar su armario. Así que prefiere comentar en las redes sociales sus buenas nuevas.

No sabe en qué momento le surgió la necesidad de que le den un “me gusta” en Facebook, la lean en Twitter, compartan sus publicaciones en Tumblr, se subscriban a sus listas de canciones en Spotify, la sigan en Instagram o admiren el buen gusto que tiene en Pinterest eligiendo muebles para una casa que no puede pagar, ropa para unos hijos que no tiene o comida que no sabe cocinar. Pero la tiene y todos estos ecos colectivos tardan en cargarse, actualizarse, refrescarse o el sinónimo que haya utilizado cada diseñador web para definir ese icono de la rueda girando.

Además, una alerta le avisa de que su batería está a punto de agotarse y suspira enfadada: “¡Qué mierda de día! ¡Nada me sale bien! ¡No puedo ni siquiera alegrarme un poco con la app de chistes de Eugenio!” 

2 comentarios el “Esclavos modernos

  1. Carlos
    6 febrero, 2013

    “¿Por qué no aparece el doble check? ¿Por qué se quitó la hora de última conexión? ¿Qué oculta?”. Pensar así es muy típico de vosotras. Esa es vuestra esclavitud. La nuestra es más primaria, más neandertal.

    En cualquier caso, no creo que el hombre contemporáneo sea más esclavo hoy que hace unos años. Cambian las esclavitudes; nuestra necesidad de depender de algo o alguien siempre estará ahí.

    • Antonio Rodilla
      8 febrero, 2013

      Bueno, creo que lo que quiere es señalar el cierre con sus palabras “nada me sale bien” cuando, en realidad, el día no podía haber comenzado mejor: ha conseguido un trabajo.

      Da para mucho. Podríamos decir que a Paloma, lo que le angustia, es no poder compartir su buena noticia con la inmediatez a la que está acostumbrada. El ser humano es muy pudoroso con las malas noticias, no así con las buenas. Contrasta con los medios de comunicación.

      Retomando la angustia, llega hasta tal punto que se olvida del mensaje para dar importancia al canal. Eso sí que ha cambiado en nuestras vidas en muy pocos años: el canal. Antes, cuando conseguías un trabajo, tenías que llegar a casa para poder contárselo a alguien. Descolgar uno a uno el teléfono de los amigos y llamarlos a su casa. O quedar con ellos el fin de semana. Ahora basta el mismo mensaje, copiar y pegar, en varios grupos de whatsapp. En pocos segundos se ha enterado todo tu entorno. Por eso, la ausencia de feedback es un enorme vacío de soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 febrero, 2013 por en Relaciones, Sin categoría y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: