TRENZANDO

¿Por qué soy del Real Madrid?

No me tomen demasiado en serio.

Soy mujer y del Real Madrid. ¿Por qué?

why

En mi casa, nunca ha habido mucha afición por el fútbol. Mi padre es el único que, cuando puede, ve algún partido. Es lo que tiene vivir rodeado de cuatro mujeres. Mujeres que le adoramos pero que sólo compartimos con él esos 90 interminables minutos cuando es la final de la Liga o juega la selección.

Siempre había pensado que a las mujeres, en realidad, no nos gusta el fútbol. Fingimos que nos gusta para agradar a nuestro padre, novio o marido.

En mi caso fue así hasta que un hincha rojiblanco del que me enamoré tuvo la genial idea de regalarme por Reyes unas entradas para ver el choque de la Copa del Rey entre el Atlético de Madrid y el Barcelona FC en el Calderón. Regalo que lógicamente era más para él que para mí. Pero que agradecí igualmente, dando saltos y palmaditas, como si se tratará de un bolso de Hermes. La dopamina es la peor de las drogas.

Fue un error de manual. Tuve que haberme negado. “Se ha puesto malísima mi hermana”. Excusa de muy mal gusto pero que, de momento, no ha matado a ninguna hermana y que ese 5 de enero estaba más que justificada. Hacía un frío atroz, de abrir el telediario. El termómetro del coche marcaba 0 °C cuando nos acercábamos al estadio. Dentro, la sensación térmica de los cuatro osados pingüinos que ocupábamos las gradas era aún menor por la humedad del río Manzanares. Me castañeteaban los dientes. Me lloraban los ojos. Me temblaban las manos. Tenía los pezones duros como brillantes y sentía unos pinchazos en el pecho que, como soy un poco hipocondríaca, confundí con los síntomas previos a un infarto de miocardio. 

– ¿Será el corazón? Me voy a morir en un estadio de fútbol. ¡Qué muerte más triste!

– Tonterías tuyas. Imagínate que estás en la playa.

La estrategia de teletransportarme al Caribe, por mucha imaginación que una tiene, no funcionó. Tampoco sirvieron de nada los abrazos de mi acompañante, ni la chaqueta que me prestó. Reconozco, con vergüenza, que hasta pensé en robarle la manta a un minusválido en silla de ruedas que teníamos delante de nosotros. Sabía que no podía perseguirme y se trataba de una cuestión de supervivencia. Me contuve y continué viendo el partido estoicamente. 

Al llegar a casa, decidí “convertirme” al Real Madrid, entender qué es un fuera de juego, empollarme la plantilla y no saltarme un partido. Y me alegro mucho pues me ha permitido pasar grandes ratos y hacer una de las cosas que más me gusta: llevar la contraria a ese hincha rojiblanco del que me enamoré.

Puede que a las mujeres nos pase con el fútbol lo mismo que con la cerveza. Al principio, no te gusta. Luego, bebes porque lo hacen tus amigos. Y, al final, acabas emborrachándote en tu casa como mouriñista que eres pues, a veces, el Bernabeu es un estadio más frío que el Calderón un 5 de enero.

Ya les dije que no me tomarán demasiado en serio.

Soy mujer y del Real Madrid. Dos bendiciones del cielo.

 

 

Comentario al extraordinario post de Juan Tallón “Por qué no ser del Real Madrid” publicado en su blog www.descartemoselrevolver.com. Guarden esta dirección en favoritos de su navegador web. Algún día me lo agradecerán.

8 comentarios el “¿Por qué soy del Real Madrid?

  1. Álvaro Bermúdez Caballero
    18 enero, 2013

    Mi padre es colchonero, aunque más bien era, ahora casi es culé pro-Atleti. Y encima mi madre no era de ningún equipo, pero que le gustaba mucho Guardiola. Me crié en ambiente antimadridista, y lo fui durante mucho tiempo.

    Dos hechos me han salvado del total y absoluto fracaso: José Mourinho, al que empecé a idolatrar cuando triunfó en Oporto, y ver que yo celebré más la Uefa de Sánchez-Flores que mi padre.

    Soy hombre y bético porque mi hermano se empeñó, rossonero porque un día vi una maglia de Shevchenko y era para mí, mourinhista porque me gusta el fútbol, del Madrid porque lo entrena Mourinho y donde menos lo esperaba, encontré una segunda casa.

    No me tomen demasiado en serio.

  2. Trenzando
    18 enero, 2013

    Eres hombre y eso es suficiente para que no te tome en serio. Pero voy a hacer una excepción contigo porque eres un buen amigo, tienes gusto para la música y, contra todo pronóstico, eres fan de Mou. Por eso, siempre tendrás una casa en Madrid y un rincón en esta peluquería donde trenzamos y destrenzamos cada día una cosa diferente.

    • Álvaro Bermúdez Caballero
      18 enero, 2013

      Efectivamente, yo también quiero un “me gusta” para los comentarios de WordPress.

  3. Antonio Rodilla
    21 enero, 2013

    Tu comentario en el blog de Juan merecía un post como Dios manda. ¡Es buenísimo!

    • Trenzando
      21 enero, 2013

      Gracias Antoine! Como ves, vivo con la muerte en los talones. Jajaja.

      • Antonio Rodilla
        22 enero, 2013

        En tu caso, veo más con la muerte en los tacones😉

  4. Crisdo
    4 marzo, 2013

    Madridista y Mourinhista a más no poder. Gran post🙂

    • Trenzando
      5 marzo, 2013

      Vamos a hacer una petición en Actuable para que Mou se quede! Gracias por el comentario🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 enero, 2013 por en Relaciones y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: